El curso universitario arranca con la meta de reducir las medidas y avanzar en presencialidad

Categoría: Universidad Autor: Redacción AU

El nuevo curso universitario, que comienza en el campus público el próximo día 15, estará marcado por la máxima presencialidad posible en función de la evolución de la pandemia. Las medidas para la vuelta a las aulas serán similares a las del curso anterior, en general, pero con novedades como la posibilidad de reducir la distancia mínima interpersonal de 1,5 a 1,2 metros, en función de la evolución epidemiológica, lo que permitiría en algunos espacios incrementar el aforo del 50% que se venía aplicando de forma generalizada en los centros universitarios.

Los campus aragoneses han previsto ya las instrucciones para una vuelta segura a las aulas, de acuerdo a las recomendaciones elaboradas conjuntamente el pasado mes de julio por el Ministerio de Sanidad y el de Universidades, y que han sido supervisadas hoy en una reunión de coordinación, en la que han participado responsables autonómicos de los Departamentos de Sanidad y Universidad del Gobierno de Aragón y de los dos campus aragoneses.

Los principios básicos para la prevención de la Covid en los centros universitarios serán la distancia mínima entre alumnos, el uso obligatorio de mascarilla, la higiene de manos y respiratoria, la ventilación frecuente de los espacios y la limpieza del centro, así como la gestión adecuada y precoz ante la posible aparición de casos.

En este sentido, las universidades aragonesas, en el uso de su competencia y autonomía, seguirán aplicando los protocolos de actuación ante la detección de casos sospechosos de Covid-19, coordinados con los Departamentos de Sanidad y Ciencia y Universidad, que han permitido que el pasado curso se desarrollara de forma segura, sin focos en las aulas, y garantizando al mismo tiempo la calidad de la docencia y de la investigación.

El objetivo es ir avanzando, conforme sea posible, en presencialidad, ha indicado el director general de Universidades, Ramón Guirado, que ha expresado su deseo de que este curso sea “lo más normal posible, aunque manteniendo en todo momento las medidas extraordinarias de precaución consensuadas”.

“Gracias al trabajo y al esfuerzo de las universidades y a la responsabilidad y buen hacer de toda la comunidad universitaria, hemos conseguido que las aulas fueran seguras”, ha manifestado. La experiencia del pasado curso invita a ser optimistas, según ha dicho. En torno al 70% de los jóvenes en edad universitaria, tendrían ya la pauta completa.

Por todo ello, Guirado ha agradecido a las universidades su “capacidad de adaptación a las circunstancias y su trabajo redoblado” para poder mantener la docencia y la investigación “primando la seguridad de la comunidad educativa, pero sin que la calidad se resintiera”.

Al encuentro han asistido el gerente y el vicerrector de política académica de la Universidad de Zaragoza, Alberto Gil y José Ángel Castellanos, y el secretario general de la Universidad San Jorge, Ismael Jorcano. En el campus público, el curso arrancará con similar organización a la que concluyó, con distancias mínimas de 1,5 metros y aforo del 50%, pero con el objetivo de ir incrementando progresivamente las cuotas de presencialidad, siempre que la evolución de la crisis sanitaria lo aconseje.

La reducción de la distancia mínima a 1,2 metros, llegado el caso (cuando se pase a fase 2), haría incrementar el aforo en algunos espacios. Pese a todo, si este no permite la asistencia presencial de todos los alumnos, se podrán seguir las lecciones por streaming.

Como hasta ahora, se seguirán efectuando pausas para ventilación, habrá más espacio entre clases y se trabajará para evitar aglomeraciones en pasillos y zonas comunes. No obstante, para terminar de perfilar las instrucciones y adaptarlas a las especificidades de cada enseñanza, el rector tiene previsto celebrar mañana una reunión con los decanos y responsables de cada Facultad.

En cuanto a los colegios mayores, se volverán a permitir las habitaciones dobles, siempre que los dos estudiantes tengan ya la pauta completa de vacunación. Asimismo, como medida de precaución y para incentivar también el proceso, se va a evaluar la posibilidad de exigir la pauta completa para poder hacer uso de las bibliotecas y de actividades deportivas.

Por su parte, en la Universidad San Jorge todas las clases serán presenciales. En cuanto a aforos, se seguirá respetando el 50% de la capacidad del aula. En el caso de que el número de alumnos por aula supere ese límite, el grupo se subdividirá en dos, pasando alternativamente a estar la mitad de los alumnos en la clase y la otra mitad en remoto, tal y como se ha informado ya al estudiantado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies