Zelandia, el continente oculto bajo las aguas del Pacífico, revela nuevos secretos sobre cambios climáticos y fósiles excepcionales

Categoría: Universidad Autor: Redacción AU

La micropaleontóloga de la Universidad de Zaragoza Laia Alegret sigue desvelando secretos del estudio de las muestras obtenidas en el 2017 en una expedición internacional al nuevo continente, Zelandia, que permanece oculto bajo las aguas del Pacífico Suroeste, y del que únicamente afloran sus montañas más altas, Nueva Zelanda y Nueva Caledonia.

La oscense Laia Alegret, investigadora del Instituto Universitario de Ciencias Ambientales de Aragón (IUCA- Unizar), fue la única científica española en la tripulación que durante dos meses participó junto a otros 31 científicos en la expedición al océano Pacífico a bordo del buque de perforación Joides Resolution en 2017.  Desde entonces, el equipo que exploró Zelandia ha investigado la evolución de este continente desde que se separó de Australia y la Antártida hace 80 millones de años, obteniendo resultados novedosos como su relación con los movimientos de las placas tectónicas y riesgos naturales como terremotos o vulcanismo.

Pero Zelandia sigue revelando sus secretos: Un estudio liderado por Alegret acaba de describir diversos eventos de calentamiento global ocurridos hace unos 50 millones de años. Estos eventos se pueden comparar con el actual cambio climático, y los autores del estudio han demostrado que sus efectos sobre la vida marina fueron diferentes en función de la magnitud de cada evento. El estudio, publicado en la revista Paleoceanography and Paleoclimatology, a la cabeza de su campo, permitirá mejorar los modelos predictivos del actual cambio climático, y conocer sus consecuencias sobre los océanos para los distintos escenarios de cambio climático previstos para un futuro cercano.

Además, Alegret acaba de publicar otro estudio en una revista especializada en el que se describen fósiles microscópicos de conservación excepcional hallados en las llanuras abisales de Zelandia, a unos 4000 metros de profundidad. “Resulta fascinante que en zonas tan profundas se encuentren microfósiles tan diversos y con una conservación exquisita de sus conchas, conservados en las rocas durante más de 50 millones de años”, señala Laia Alegret.  “Estos fósiles microscópicos, llamados foraminíferos bentónicos, ocupan el mayor hábitat del planeta, los fondos marinos desde la costa hasta profundidades abisales donde no hay luz, el alimento es escaso y la temperatura es de 1-2ºC. Se trata de un ambiente muy hostil pero también muy estable, por eso los cambios que observamos en sus comunidades reflejan cambios globales”.

HALLAZGOS CONTINUOS

Estos hallazgos se unen a los ya conseguidos a partir de la investigación de las muestras de Zelandia, que arrojaron nuevos datos sobre el origen y la formación de dicho continente. La revista científica Geology reveló que Zelandia surgió de dos eventos tectónicos. Primero fue arrancado de Australia y la Antártida hace 80 millones de años y después fue moldeado por las fuerzas que iniciaron el Anillo de Fuego del Pacífico, una zona de volcanes y terremotos que se extiende a lo largo de las costas occidentales de América del Norte y del Sur, pasando por Alasca y Japón, y luego a través del Pacífico occidental hasta Nueva Zelanda.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies