La comedia rural llega al Festival de Cine de Tarazona de la mano de “La pequeña Suiza”

Categoría: Actualidad Autor: Redacción AU

El XVI Festival de Cine de Comedia “Paco Martínez Soria” acogió ayer el estreno de “La pequeña Suiza”. Un largometraje que dirige el alavés Kepa Sojo que también estuvo al frente de la película El síndrome de Svensson(2006) y en televisión al mando de la serie “Platos sucios”. También es el autor de cortometrajes como Loco con ballesta (2013), Cuando puedas (2003), Looking for Chencho (2002) y 100 maneras de hacer el pollo al txilindrón (1997). Con él, el público turiasonense pudo disfrutar de una dosis de comedia rural de la mano de “La pequeña Suiza”.

El XVI Festival de Cine de Comedia “Paco Martínez Soria” acogió ayer el estreno de “La pequeña Suiza”. Un largometraje que dirige el alavés Kepa Sojo que también estuvo al frente de la película El síndrome de Svensson(2006) y en televisión al mando de la serie “Platos sucios”. También es el autor de cortometrajes como Loco con ballesta (2013), Cuando puedas (2003), Looking for Chencho (2002) y 100 maneras de hacer el pollo al txilindrón (1997). Con él, el público turiasonense pudo disfrutar de una dosis de comedia rural de la mano de “La pequeña Suiza”.

Su director, Kepa Sojo, la encaja en un “humor costumbrista”. “Va un poco en la onda de esas películas ambientadas en pequeños pueblos que son micro mundos en los que hay unos personajes significativos y cada uno tiene sus pretensiones”, apuntó Sojo. La co-guionista, Sonia Pacios, explicó cómo el proceso de guion fue “un poco duro”. “Teníamos una primera versión que se parecía más a una miniserie de televisión y tuvimos que acortar bastante dándole muchas vueltas y acabando en lo que se ha visto en pantalla”, explicó.

En poco más de 90 minutos “La Pequeña Suiza” cuenta las peripecias de los habitantes de un imaginario pueblo castellano enclavado en el centro del País Vasco llamado Tellería, que desea, tras 700 años de historia, pasar a ser parte del territorio vasco. Tras la negativa del gobierno de esta última Comunidad a que la localidad pase a su territorio, un curioso hallazgo en el santuario del pueblo originará que los osados habitantes de Tellería pidan su anexión nada menos que a uno de los países más desarrollados del mundo: Suiza.

Lo hace con un elenco de primera de la mano de Jon Plazaola, Maggie Civantos, Ingrid García Jonsson, Karra Elejalde, Kandido Uranga, Ramón Barea, Secun de la Rosa, Enrique Villén y Pepe Rapazote, que arrancó las carcajadas del público durante la velada.

La noche del jueves arrancó con el quinto y penúltimo certamen nacional de cortometrajes. El público turiasonense pudo disfrutar de “Gladiadores”, con Nadia de Santiago que lo define como un corto en el que “humor como tal no hay pero sí se da una ligereza a la hora de contar una ruptura que normalmente es algo traumático”. Destacó también “Neverending kitchen”, de uno de los veteranos del festival Fernando González, que lo define como “una comedia negra que cuenta la historia de unos fantasmas atrapados en el limbo de una cocina desembocando en muerte y comedia”.

El toque internacional llegó de la mano de Jean-Christophe Gra con su corto “Puerta de Alcalá”. Seis minutos con los que el público viajó a Madrid a través de “una comedia agridulce y nostálgica en la que hay que estar atento a lo que los personajes ven y escuchan para entender lo que viven”, apuntó Gra.

“Con “Pimpollo” se viaja en coche por Madrid, un trayecto en el que se descubre cómo la sociedad en la que cada uno crece influye en cada una de las relaciones”, así la define su director, Eduardo Dieste. El productor de “Lo siento mi amor”, Kiko Prada, lo define como “una mezcla de humor y sarcasmo con reinterpretación de la historia de la muerte de Kennedy. Lo que pudo haber sido o lo que no nos han querido contar sobre esta historia”.

También se pudo disfrutar de cortometrajes como “La Tierra llamando a Ana”, “Gastos incluidos”, “Benidorm 2017”, “Pimpollo”, “Basta de mendigar” y “Pereza”.

Como punto final a la velada, pasada la medianoche, “Off Festival – El Patio”, ofreció el espectáculo sin etiquetas “Sufrida Calo”. Una hora aproximadamente de canciones, debate, humor, delirio, llanto y risa. Elena Lombao aprovechó el festival para poner a Sufrida Calo en riesgo con canciones propias y alguna versión para contar que “Estamos Todos en lo mismo a través del humor y Amor”.

TALLER DE REALIZACIÓN DE CORTOMETRAJES

El Taller de Realización de Cortometrajes que organiza cada año el Festival de Cine de Tarazona y el Moncayo está ultimando sus últimas horas de rodaje. Se trata de una actividad destinada a cualquier persona interesada en aprender y practicar cómo se hace un cortometraje desde su proceso de ideación hasta su estreno en la gala de clausura del Festival. Una actividad que se ha convertido en habitual año tras año.

Este año el lugar elegido para rodar ha sido un piso cercano a la catedral de Tarazona. El tutor del taller, Jorge Yetano, ha adelantado que será “una comedia muy negra con un ambiente de terror, susto y risas”. La filmación ya está acabada y ahora es turno de montar el corto para que el público pueda disfrutarlo este sábado en la Gala de Clausura.

PROGRAMACIÓN DEL VIERNES

El Festival de Tarazona encara su recta final con más proyecciones. La programación de este viernes (19.00 horas) continuará con una nueva sesión del certamen nacional de cortometrajes de comedia. Esta vez el público podrá ver “Happy Friday”, “Flotando”, “Rojo Amarillo Rojo”, “Tu día de suerte”, “Imanes”, “Mejor Actriz”, “La tercera parte”, “Un cuento al revés” y “Trivial”.

Por la noche (22.30 horas) se presentará Comedia en Serie 6 donde se pasará “Gente Hablando”, una serie que trata temas universales a través de conversaciones entre sus personajes presentando puntos de vista originales que buscan generar reflexión, dejando que sea el espectador quien saque sus propias conclusiones. Después será el turno de la última proyección del certamen nacional de largometrajes a cargo de “Abuelos”.

Ya a las 00.00 horas “Off Festival – El Patio”, ofrecerá el espectáculo “El Vasco-Chino” por Íñigo Salinero. Un monólogo de humor en el que se habla sobre los niños de incubadora como él. El intrusismo en el mundo de los actores. Ser hereje para ir al cielo y locas afirmaciones como “dentro de cada Chino hay un Vasco luchando por salir”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies