Medio siglo de convivencia, respeto y amor

Categoría: Actualidad Autor: Redacción AU

En 1964 más de 200 parejas se dieron el “sí quiero” y 50 años después celebran ese día con la misma ilusión de siempre. Es la décima edición de este emotivo homenaje que organiza el Ayuntamiento. Los matrimonios aseguran que no hay ningún secreto, aunque insisten en que no habría sido posible sin respeto, comprensión, y mucho amor.

Medio siglo de convivencia, respeto y mucho amor. En 1964 más de 200 parejas se dieron el “sí quiero” y hoy, 50 años después, celebran ese día con la misma ilusión de siempre. Alguna de las claves, dicen, es mucho amor y comprensión. Aseguran que no hay ningún secreto, y aunque reconocen que no todo ha sido un camino de rosas, todos coinciden en que si volvieran atrás, no cambiarían nada.

“1964 ¿recuerdas?” rinde un merecido homenaje a aquellas parejas que han compartido la convivencia diaria durante los últimos 50 años. El Ayuntamiento de Zaragoza pretende con este acto realizar una demostración de respeto y reconocimiento hacia esos “eternos enamorados” que han demostrado a lo largo de este medio siglo que continúan unidos.

El Teatro Principal ha sido el escenario escogido para comenzar la décima edición de este homenaje que se alargará con actos durante toda la jornada. A pocos días de San Valentín, estas 208 parejas celebran su amor de la mejor manera posible.

María Pilar y Juan llevan juntos desde los trece años. “Ahora nos queremos más que nunca”, aseguran emocionados. Para Juan, encontrar a su mujer, tal y como ha manifestado, “es la única cosa en la Tierra que me ha salido bien”.

Conchita y Emilio definen el amor “como dice el Evangelio: comprensivo, cariñoso y humilde”. Si se dan estas tres partes, ha subrayado Conchita, “el matrimonio está salvado”. También sostienen que la paciencia es fundamental porque ahora “por menos de nada los jóvenes echan los trastos a rodar”, lamentan, y agregan que “nosotros estamos criados de otra forma”.

José María y Filomena insisten en que sus 50 años de amor no tienen ningún secreto. “Lo importante es llevarlo con salud”, dice él. “Claro que ha habido algo de sufrimiento, pero vamos tirando y hemos vivido lo mejor que hemos podido”, indican.

El amor de Amparo y Vicente ha cruzado fronteras. Se conocieron trabajando en Alemania, pero decidieron regresar a Zaragoza, su ciudad natal, sólo para casarse. Aunque Amparo resalta de su matrimonio la convivencia, su marido Vicente asegura que “sigue habiendo mucho amor”. No obstante, ella reconoce que si se volviera a casar “sería con él”, porque, dice, “soy muy feliz”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies