La UZ identifica un cambio climático cuando los dinosaurios vivían en Teruel

Categoría: Universidad Autor: Redacción AU

La aragosaurera Elisa Laita ha liderado una investigación pluridisciplinar que ha permitido conocer el clima de Teruel hace 128 millones de años, cuando los dinosaurios eran los animales dominantes. El descubrimiento por parte de investigadores de la Universidad de Zaragoza – IUCA ha permitido conocer que el clima era mucho más cálido y lluvioso que en la actualidad lo que provocó la formación de un tipo de suelo muy particular llamado lateritas, presente en la actualidad en las selvas tropicales.

Para hacer este descubrimiento ha combinado el trabajo de campo con el estudio por difracción de rayos X y microscopía óptica y electrónica, lo que ha permitido caracterizar los cambios mineralógicos y texturales en una serie de seis afloramientos de la Formación Blesa (Barremiense Inferior) de las localidades de Alacón, Josa y Estercuel. Estos afloramientos tienen niveles arcillosos de colores rojizos con pequeñas esferas ferruginosas llamadas pisoides.

La asociación mineralógica presente en los niveles arcillosos junto con la presencia de los pisoides ferruginosos confirman que se trata de paleosuelos de tipo laterítico. La composición mineralógica y estructura de los pisoides ferruginosos indican que se formaron durante el desarrollo del suelo laterítico.

En la base de todos los afloramientos los niveles arcillosos presentan un color rojizo, abundantes pisoides ferruginosos y el mineral de la arcilla dominante es la caolinita, lo que refleja una intensa meteorización química y unas condiciones climáticas cálidas y húmedas. Sin embargo, hacia el techo de las series se produce un cambio de color en los materiales, que presentan tonos más ocres y violáceos. Este cambio de color coindice con una disminución en el contenido en caolinita y pisoides ferruginosos y un aumento en la variedad de minerales de la arcilla, detectándose esmectita, illita e interestratificados illita-esmectita e illita-clorita. Estos cambios, estarían indicando una meteorización química menos intensa que reflejaría un cambio hacia unas condiciones climáticas más frías y secas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies